Un poco de historia de la Copa Libertadores


La Copa América fue el primer campeonato de fútbol de selecciones nacionales que se disputó en el mundo. La idea de crear una competición sudamericana interclubes surgió en 1958, tras el éxito obtenido por la Copa de Europa, instituida por la Unión Europea de Fútbol Asociación (UEFA) y cuya primera edición se celebró en la temporada 1955-1956.

Existían, además, algunos precedentes en el propio continente americano. En 1900 nació la Copa Competencia, disputada entre clubes Uruguayos y Argentinos que se enfrentaban a partido único, en terreno neutral, durante las fases previas, y cuya final se disputaba en Buenos Aires.

Después fueron creadas la Copa de Honor (con final en Montevideo, Uruguay) y la Copa Río de la Plata (que se dilucidaba entre los respectivos campeones nacionales de ambas orillas de dicho río). Eran igualmente frecuentes la giras continentales de los clubes más prestigiosos, con fines tanto deportivos como económicos.

Ya, en el año de 1948, se dió desarrollo al Campeonato Suramericano (Club), realizado en la ciudad de Santiago de Chile y en el que participaron los campeones del año 47 de las principales ligas surcontinentales.

En el proyecto de creación de la Copa Libertadores, alentado también por la UEFA, se incluía la idea de crear la Copa Intercontinental, que enfrentara cada año a los campeones de ambas confederaciones para determinar el mejor equipo del mundo.

En 1959 se obtuvo la aprobación definitiva por parte de la Confederación Sudamericana de Fútbol, y el 19 de abril de 1960 se puso en marcha la competición, denominada en principio Copa de Campeones de América y destinada únicamente a los campeones de cada país (según el modelo de la Copa de Europa). En 1964, la federación uruguaya presentó la idea de incluir a los subcampeones nacionales en la competición. Un año más tarde entró en vigor dicha fórmula y la competición adoptó su denominación oficial actual: Copa Libertadores de América.

La Copa Libertadores supuso desde sus inicios un rotundo éxito deportivo y económico y adquirió gran popularidad entre los aficionados. A su amparo se construyeron nuevos estadios, se ampliaron otros y creció la rivalidad deportiva entre los distintos equipos sudamericanos. También posibilitó que las estrellas de las ligas nacionales menos pujantes pudieran acceder a los grandes clubes. La Copa América atrae la atención de toda Latinoamérica cada dos años. Es el momento de ver a las escuadras más potentes del continente y a los jugadores más cotizados del momento.

Selecciones como Argentina y Brasil, subcampeona del último Mundial, deben demostrar su superioridad frente a combinados que cada año mejoran su juego y aumentan sus aspiraciones en competiciones internacionales.

Venezuela, Bolivia, subcampeona de la última edición, Perú y Ecuador están ansiosas de demostrar que no acuden a este torneo como simples espectadores de lujo.

1 comentarios:

CALIGULA dijo...

Más que interesante el artículo.
Pobre Bilardo, feo de chiquito.

Saludos de Buenos Aires.

Publicar un comentario

top